Cuenta mi madre que yo fui una niña naturalmente traviesa, y una de las tantas veces que le colmé el plato, estalló hacia mí castigándome sin ver TV una semana.

Y me platica que yo me fui llorando desconsoladamente, mientras que mis padres se reían un bastante de lo que me había afectado el castigo:

yo a esa edad ni siquiera veía televisión!.. más bien, nunca me gustó.

Actualmente sigue siendo así: a 8 meses de vivir solita, no extraño ni poquito esa mentada caja tonta, y me parece que sería saludable que mucha gente también la sacara también de sus vidas.


Personalmente me pone de malas:
  • que temierdvisión nacional subestime de semejante manera a la población con aquel contenido mediocre, estereotipado, tradicionalista y misógino
  • los anuncios: en obscenos bloques repetitivos, aprovechando el letargo y la debilidad mental del pobre que esté del otro lado del cristal de la caja tonta, y ahora que se acerca el periodo electoral... peor!
  • los programas de 'revista', que generalizan a la población como personas con la misma pobreza mental que los individuos plásticos que los conducen
    el absurdamente NULO contenido de los canales musicales por cable
  • aquel humor gringo simplón, que recurre al recurso de las -risas grabadas- para indicarte que ahí te tienes que reir
  • los deportes por TV: una práctica del macho promedio que jamás entenderé.. contemplar cómo otras 'saludables' personas juegan un partido de 'X' deporte, mientras realizan la poco saludable práctica de intoxicarse con alcohol en el ínter. Incluye alaridos de enojo/alegría/protesta/llamados al apareamiento/tristeza/frustración y demás
  • CV directo y sus mil métodos para perder peso, y que, obvio, no implican cortar de tajo la vida sedentaria y los malos hábitos alimenticios... hablo más bien de las cremas maravilla/fajas/métodos dietéticos/pastillas y demás productos de esa índole que por cierto, ni están certifiados por médicos ni nada parecido...

  • LAS HORAS PERDIDAS EN TODO ÉSTO!
Hay TV rescatable: los documentales, los programas de análisis.. pero no voy a comprar una TV, y pagar el servicio de cable para ver un máximo de 3 horas de discovery channel al mes. Desconozco realmente qué es lo que contiene la TV que causa esa dependencia psicológica tan severa: escapar de la rutina o la realidad puede ser más productivo si se hace de manera real y no a través de un set de cartón y de personajes ficticios. Yo prefiero invertir ese tiempo en entrenar o echarme un café con los cuates.

Y de hecho no es difícil intentarlo: es cuestión de apagar la TV, si la tentación persite, desconectarla. Ocuparte en algo más, en algo REAL... a la larga terminarás ahorrándote el costo mensual del servicio de cable/satélite, y unos cuántos pesos en el recibo de luz. Si te urge continuar viendo X programa, compra la serie en completa en DVD/Blueray y vela cuando quieras, sin comerciales, o rastréala por YouTube.

¿Las noticas? Seguirlas por Internet es la mejor forma de obtener un punto de vista neutro (consultando varias fuentes, claro), sin la manipulación acostumbrada de los medios... y sin toda la paja que avientan cuando hablan de las figuras públicas que constituyen la 'farándula'.

¿O hay algo que sea absolutamente necesario que sólo brinde la TV y que revolucione nuestra vida para bien?
(es pregunta)

1 Response
  1. Martin ! Says:

    Hi !

    ich kann zwar kein Französisch aber das Bild "la vida sin TV" erinnert mich daran was ich schon lange getan habe.
    Grüße Martin


Publicar un comentario

es necesario que opines: