Qué tal el temblor?






A mí también me despertó... estaba en la oficina siendo brutalmente abducida por el sueño cuando acá en la oficina se sintió algo parecido a cuando pasa un camión pesadísimo muy cerca: se cimbró el edificio. Acto seguido veo el prototipo de lámpara que tengo aquí al lado de mi escritorio bambolearse leeentamente de lado a lado y con toda la calma del mundo volteo a ver a mi jefe y le digo:

-- Está temblando, no?
Me contesta con la misma tranquilidad -- Sí

Y ambos nos quedamos contemplando cómo todo a nuestro alrededor se sacudía por una eternidad que quizá duró unos 10 segundos a lo mucho. Entonces súbitamente la intensidad de las cosas se duplicó y ahí se nos acabó la tranquilidad. Botamos todo y salimos corriendo hacia la calle antes de que la demás gente de la oficina se percatara del temblor. Afuera todo se mecía histéricamente: los árboles, cables, postes y el semáforo de la esquina...

Es para pensarse que estemos hablando de un sismo de 5.7º Richter, y más cuando hablamos de que el epicentro de esta pequeña sacudida haya estado en Tehuacán, Puebla... algo bastante inusual para nosotros que estamos acostumbrados a que nos sacuda el Cinturón de Fuego...

De acuerdo al Reforma, estamos hablando de un sismo 'profundo':

Se denomina profundo porque el epicentro se registró 45 kilómetros por debajo del nivel del suelo, en el punto de origen, 26 kilómetros al sureste de Chiautla de Tapia, un poblado situado entre Tehuacán, Puebla y Huajuapan, Oaxaca.

"El jalón que sentimos primero fue el arribo de las primeras ondas, llamada onda P, y segundos después llegaron uno o dos pulsos, que llamamos la onda S", indicó el especialista del Instituto de Geofísica de la UNAM, a cargo del Sismológico.

"El temblor generó movimientos oscilatorios y también trepidatorios pero, en este caso, fue más trepidatorio, en la dirección vertical y eso lo hizo sentir hacia arriba y hacia abajo".

Mal, porque hay gente que se histeriza con mucha facilidad, o lo mismo y la inminente caída de la red telefónica genera distracciones y/o malos ratos. Para rematar la sacudida, hace rato me chocaron.

Sí, fue un descuido de un señor que 'se le fue el pedal', y hasta eso me topé con una persona comprensiva que entendía que él había cometido un error y que estaba dispuesto a pagarme si yo determinaba hablarle a mi seguro. No era para tanto, creo que tanto él como yo traíamos más ganas de ver a nuestras respectivas familias, como para prescindir de mi coche una semana por algo que sinceramente sale en una tarde de hojalateada.

Así, tengo que programar el regreso de mi coche al spa... y tengo que dormir...

quesque | edit post
1 Response
  1. Joyrider Says:

    Yo pensé que mi silla estaba floja y que por eso me movía. Pero luego la puerta y la ropa del clóset empezaron a moverse también. Ahí fue cuando me di cuenta, pero mantuve la calma, eh.


Publicar un comentario

es necesario que opines: