Ayer anduve dando el rol por el centro de Tlalpan con mi gran amigo y ahora colega Chucho.

Estuvimos recordando aquella vez que (por no traer más que ello) me ví forzada a dar un billete falso como 'caridad' en el convento de las Capuchinas.... sí, yo sé que es gandalla y es un pecadillo blanco que necesitaba confesar. Pero no traía más dinero y me timaron con ese mentado billete falso... y... bueno.. hubiera sido peor si hubiera pedido cambio todavía por ello, no?

Ya. Mi conciencia está tranquila, gracias por leer...



Todo porque el convento de las Capuchinas era una obligada referencia arquitectónica sobre los sitios que semióticamente comunican espiritualidad de una manera iconoclasta. Luz, color y celosías al más puro estilo de Barragán. Espacios dentro de espacios que te abstraen de la realidad y te llevan a un estado absoluto de atemporalidad.

Muy bien, pero cuando una institución como las devaluadísimas instituciones católicas te piden una 'caridad', pero que porfavor se a de $20 pa' arriba... ya no está tan bien.

Aquella mañana me habían devuelto a manera de cambio en algún lugar un tostón falso. Falso! Gandallas, no comí ese día porque era lo único de capital que me quedaba y porque no me lo aceptaban en ningún lado. Pero eso es culpa de mi tendencia natural a la distracción; y después de todo eso, salen en este increíble lugar con ésto de las caridades... me deshice de lo que me aquejaba, le pagué también la caridad a mi amiga Maca y ya. Ahora me dice Chucho que hubiera sido buena idea preguntar también que para cuántas galletitas de rompope me alcanzaba con el cambio... pero creo que eso ya hubiera sido demasiado. No es nada personal ni contra Barragán, ni contra las Capuchinas, nomás así se acomodaron las cosas y dejar anónimanente un billete en una cajita de acrílico y en un espacio medio en penumbras es la mejor forma de deshacerse de un billete falso. De todas formas ya había perdido esos 50 pesos!

Ese fue el pre del viaje a Real de Catorce, para el templo ecuménico.. ese viaje plagado de surrealidades en silencio absoluto y nuestro regreso en el tiempo mientras cruzábamos como indocumentados por el Ogarrio.

Deberíamos de repetir un viaje como ese.

quesque | edit post
1 Response
  1. libre de pecados hermana, puedes ir en paz...
    jajajajaja, estas loca


Publicar un comentario

es necesario que opines: