A quién no le gustan los hot cakes?

Son la onda cuando tienes tiempo y te levantas lo suficientemente temprano para conseguirlos (como desayuno), o para prepararlos.

Yo llevaba fácil un par de meses con antojo de desayunar hot cakes, pero entre la flojera de ensuciar mil cosas para preparar la masa (sí, aunque ya viene prefabricada y eso, se ensucia bastante y odio lavar platos) y mi tendencia a dormir tarde los fines de semana, pues me quedé con los deliciosos hot cakes de carrito allá en el centro de iztapalapa.

El domingo pasado finalmente desayuné hot cakes por estar lo suficientemente desmadrugada para ello. Pasamos al Applebee's que está en la entrada de Guanajuato.. y no me latió ni poquito. Digo, como buen restaurante gringo no quise experimentar en pedir chilaquiles y pues como la comida ahí es naturalmente dulce, pedí hot cakes pa' no errarle.

Grave error.

Estuve dos días sin hambre después de ello. Supongo que porque todavía traigo engrudo en el estómago por la masa pesadísima de media porción infantil (que fue lo que aguantó mi pobre estómago). Además de que... como en los Bísquets de Obregón, la comida como que no tenía así mucho sabor. Me cae que por eso los índices de obesidad están tan de moda últimamente. Entre gente que se alimenta con estas cosas y la vida sedentaria y cómoda... uuugh!

Moraleja: no hay nada como los hot cakes de carrito o los caseros.

Ahora, hace poquito mi hermana me regaló lo que parece ser la solución a mi antojo sin necesidad de dejar de comer por dos días:

Harina para hot cakes envasada: agregue leche, agite, sirva como si fuera catsup en la plancha caliente y empáquele.

...y la neta quedan geniales!

1 Response
  1. Mafera Pg Says:

    tsss!! por algo son geniales mujer!! (osease, gracias a mi cumpliste tu antojo!) jojo checa prximamente el blog de paste...ahi tenemos el delicioso pecado de la gula, llamado chocolate!
    tqmm


Publicar un comentario

es necesario que opines: